Search

¿Qué hay detrás del mediático conflicto familiar de Bashar al Assad?

Cuando los manifestantes sirios salieron a las calles en 2011 a protestar contra la corrupción del gobierno y las élites protegidas coreaban un nombre: Rami Makhlouf, y lo acompañaban con una variedad de adjetivos, entre los cuales “ladrón” era el más suave.


Para los opositores a Assad, Makhlouf es el paradigma de la corrupción en el país.


¿Quién es Rami Makhlouf, el “señor 5%”?

Rami Makhlouf es primo del presidente sirio, Bashar al Assad, copropietario de la compañía de telecomunicaciones Syriatel, y antes de la guerra civil controlaba el 60% de la economía siria.


Desde que Bashar al Assad asumió el poder contó con el apoyo económico de Mahklouf, y a cambio privatizaba bienes y compañías, para el primo Rami. La guerra civil en Siria no hizo más que aumentar la dependencia del régimen respecto de Rami Makhlouf, que comenzó a financiar la maquinaria de muerte montada por Assad.

Más allá de sus propios negocios, Makhlouf se dedica también a mediar en transacciones ajenas, utilizando su amplia red de contactos e influencia. Es por ello que él mismo se adjudicó el apodo de “señor 5%”.


Su nombre volvió a la palestra hace algunas semanas, cuando el gobierno sirio lanzó una campaña de supuesta “lucha contra la corrupción” y le exigió el pago de una deuda de casi 200 millones de dólares por evasión de impuestos.


Makhlouf reaccionó difundiendo unos videos en redes sociales en los que denunciaba que es víctima de una injusticia y la “persecución del gobierno sirio” que, según dijo, sólo quiere “controlar” su compañía.


Los videos de Rami no parecen haber tenido mucho efecto y, por el momento, sólo dejaron en claro que la comunicación fluida y directa que solía tener con Bashar al Assad ya es cosa del pasado.


El gobierno, por su parte, tomó una serie de medidas que van desde la confiscación de bienes hasta la prohibición de salida del país, e incluyen el arresto de varios de sus empleados.


“La verdadera intención es podar los árboles que crecen demasiado”

Rami Makhlouf, de 51 años y multimillonario, ha sido un pilar para el régimen de Bashar al Assad desde sus inicios. Sus problemas con el presidente comenzaron hace aproximadamente un año, cuando las autoridades tomaron el control de su fundación, Al Bustan, y disolvieron las milicias que había formado.


Pero Makhlouf no es el único que cayó en desgracia. La supuesta “campaña anticorrupción” con la cual el régimen sirio intenta limpiar su imagen y mejorar la situación financiera del país, alcanzó a otros magnates.


Jihad Yazigi, editor de The Syria Report, declaró a la agencia France Press que este tipo de campañas son recurrentes en Siria, debido a que son completamente ineficientes. “El objetivo es podar los árboles que han crecido demasiado a lo alto”, explica.

Según Yazigi, la fortuna de Makhlouf se estima en “billones de dólares” e incluye negocios en telecomunicaciones, electricidad, inmobiliaria”. “Además, muchos otros sectores no pueden hacer transacciones comerciales sin pasar por su filtro”, agrega.

Sin embargo, en su caso, el enfrentamiento con Assad podría generar tensiones y hasta choques en la comunidad alawita, a la que ambos pertenecen y cuyas lealtades están divididas respecto del régimen.


¿Rusia se cansó de Bashar al Assad?

Desde distintos medios, algunos analistas apuntaron que este conflicto entre Assad y su primo Makhlouf está de algún modo relacionado con Rusia, y explicaban que Moscú estaba perdiendo la paciencia con el presidente sirio y sus desmanejos económicos.


Al mismo tiempo, esta seguidilla de incidentes coincidió con una serie de artículos críticos contra Assad y la corrupción de su régimen publicados en el sitio web del medio Ria Fan, y de una encuesta de opinión realizada por la Fundación Para la Protección de los Valores Nacionales de Siria, según la cual sólo el 32% de los encuestados votarían por Bashar al Assad en las próximas elecciones.


Poco después, el primo presidencial Rami Makhlouf comenzó a difundir sus videos y las teorías conspirativas se pusieron en marcha.


Sin embargo, si el Kremlin quisiera criticar a Assad no tendría reparos en hacerlo y utilizaría para ello los medios oficiales.


Además, Yevgeny Prigozhin – un empresario ruso cercano a Putin y vinculado a Ria Fan y a la fundación que realizó la encuesta - se ocupó más tarde de borrar todo comentario e información crítica. A tal punto que todo lo que queda ahora en el sitio son elogios a Bashar al Assad, inlcuyendo un titular que asegura: “Assad salva a Medio Oriente de la desestabilización, expandiendo la cooperación militar con Rusia”.


El periodista ruso Anton Mardasov asegura en un artículo en Al Jazeera que el Kremlin ha demostrado más de una vez que no tiene inconvenientes en llevar a cabo todo tipo de conversaciones y acuerdos relacionados con Siria sin siquiera consultar a Assad: con factores de la oposición, con Turquía, con los norteamericanos para discutir una reconciliación política siria. El analista no menciona a Israel, que acordó una coordinación militar con Rusia que le permite llevar a cabo ataques aéreos contra Irán y Hezbollah en territorio sirio, algo que por supuesto no tiene el consentimiento de Bashar al Assad.

En busca de un sucesor para Bashar al Assad

Una de las teorías conspirativas que se hicieron oír cuando comenzaron a aparecer los artículos críticos hacia Assad y el “affaire Makhlouf” es que el Kremlin quería que Assad pagara una deuda pendiente, de 3 billones de dólares en préstamos otorgados por los rusos con su intervención en la guerra civil.


Sin embargo, para Mardasov, “no tiene sentido pensar que Assad fue tras su primo multimillonario porque Moscú quiere que le devuelvan su dinero. Tampoco las teorías según las cuales, mientras Siria estaba luchando para pagar su deuda a los rusos, los Makhloufs gastaban generosamente en propiedades lujosas en Moscú, lo que molestó al Kremlin y lo impulsó a exigir que ese dinero sea utilizado para el pago de la deuda”.


También se especuló con que desde Moscú estaban intentando forzar a Bashar a no presentarse a las próximas elecciones, en 2021. La ausencia de Assad podría permitir recabar fondos occidentales para ayudar en la reconstrucción de Siria.

Fuentes diplomáticas rusas dijeron que, de todos modos, saben de antemano que no habrá ayuda occidental y no cuentan con ello.


Además, Rusia no tiene un claro candidato para reemplazar a Bashar, que se ocupó desde 2011 de marginar o acabar con cada uno de aquellos que podían significar un peligro para su presidencia eterna.

Entonces, ¿De qué se trata esta pelea mediática?

Las teorías sobre qué hay detrás de esta pelea entre los primos maternos Rami Makhlouf y Bashar al Assad son muchas y variadas. Una de ellas asegura que la esposa del presidente, Asma, fue quien decidió emprender la ofensiva contra esa rama de la familia, para mejorar la situación de sus propios hijos.


Hay quienes conjeturan que puede tratarse de una campaña ordenada por la élite política rusa, crítica de Damasco. También que pudo haber sido utilizada para distraer la atención pública de los reportes difundidos por el diario independiente Novaya Gazeta sobre mercenarios rusos que torturan a ciudadanos sirios.


Otra teoría indica que la campaña estaría relacionada con empresarios rusos que quieren ganar más contratos lucrativos en la reconstrucción de Siria. El gobierno ruso no está involucrado en forma directa en estos negocios, debido a las sanciones internacionales. Por el contrario, según Anton Mardasov, varios oligarcas rusos se han embarcado en la búsqueda de oportunidades de negocios en la guerra siria y desarrollaron compañías privadas militares y de seguridad, para proteger sus bienes.

En síntesis, varios expertos coinciden en que para Rusia el “affaire Makhlouf” es sólo una cuestión interna, que preocupa únicamente por sus posibles efectos – especialmente en sus actividades y planes a futuro – y la inestabilidad que podría llegar a generar.

©2019 by Foco en Medio Oriente. Proudly created with Wix.com