Search

El acuerdo de Israel con Emiratos sacó de las sombras 25 años de contactos diplomáticos silenciosos


DE LA PRENSA LOCAL: Por Noa Landau - Haaretz


Los acuerdos de normalización entre Israel y Emiratos fueron recibidos con total sorpresa por algunos en Israel, y fueron descritos en más de una ocasión como logros personales de los líderes de los países, que acordaron entre ellos en secreto los detalles. Sin embargo, como en todo proceso diplomático complejo, en el que al final los líderes definen y recogen los frutos, muchas personas y procesos allanaron el camino para el acto festivo que se celebrará en La Casa Blanca. En el caso especial de Emiratos Árabes Unidos, 25 años de esfuerzos diplomáticos silenciosos, prepararon el terreno para este mediático acuerdo. Y, a diferencia de las relaciones con Egipto y Jordania, que por lo general son manejados por instituciones de seguridad y fueron descuidados en los aspectos civiles, aquí el Ministerio de Relaciones Exteriores construyó - lentamente y en silencio - también fructíferos lazos civiles, en paralelo a los de seguridad. Ahora que las relaciones entre los dos países han salido a la luz, algunos de los involucrados en esos procesos pueden hablar sobre ellos con mayor libertad. Eliav Ben Yamin, director de coordinación en la Oficina del Director del Ministerio de Relaciones Exteriores, es el responsable de los vínculos especiales de Israel con países árabes y musulmanes con los cuales no hay relaciones diplomáticas oficiales. “Todo comenzó después de Oslo, cuando Shimon Peres vino y nos dijo: `comiencen a abrir la puerta al mundo árabe”, cuenta, “allí comenzaron los contactos”. Ben Yamin cuenta: “comenzamos a dialogar con ellos en Washington, en Nueva York y en Abu Dhabi. Con la bendición de los funcionarios de alto rango. Lenta y discretamente. Se formó un equipo de trabajo especial y estábamos en línea todo el tiempo. La mayor parte de la actividad al principio era económica, para impulsar desde allí también el aspecto diplomático”. Y agrega: “En 2002 se registró un avance, cuando ellos quisieron establecer una Bolsa del Diamante en Dubai y vieron entre otras cosas a la Bolsa de Ramat Gan como modelo. Llevamos a cabo decenas de conversaciones con ellos sobre este tema y decenas de empresarios israelíes iniciaron actividades allí. Más de 40 están inscriptos hoy en día. Cada año hay una gran muestra de joyas y se puede ver allí no pocos israelíes religiosos. Ése fue uno de los primeros pilares. Además de eso, invertimos allí en ayuda en desarrollo agrícola y agua. Incluso después del incidente con Mabhouh, el final de la crisis se convirtió en una oportunidad. En 2017 se abrió nuestra representación en la agencia de la ONU de energías renovables (RENA) en Abu Dhabi. El acuerdo era que estaríamos allí en el marco de la agencia, pero eso incluía un cartel y una bandera adentro. Todo. Ese fue un avance importante”. Visitantes y diplomáticos

El Dr. Dan Shaham Ben Haiun es el jefe de la delegación israelí a la agencia de la ONU en Abu Dhabi hoy en día y enviado especial para investigación aplicada. Hasta ahora no aparecía mucho en los medios, debido a la sensibilidad que implica la construcción de los lazos. La delegación que encabeza fue el primer pie puesto en forma abierta y formal en territorio del Golfo Pérsico. Según él, “Israel apoyó la formación de la agencia en Emiratos y cuando se abrió recibimos la posibilidad de abrir allí una representación asociada. Es una delegación a un organismo internacional ubicado en Abu Dhabi y yo pienso que actuamos con inteligencia cuando durante todos esos años fuimos cuidadosos en actuar estrictamente en base a ese mandato. Allí nos ocupamos principalmente de la posibilidad de mostrar tecnologías israelíes en el país en el rubro de las energías renovables y la construcción verde”. Ben Haiun agrega que “nuestro segundo pie, como diplomáticos, fue también la comprensión del país, de la cultura, del orden de prioridades que tienen, de qué hablan y cómo hablan. En una relación es importante comprender a la otra parte, que le resulta importante, es básico. No se trata solo de lo que yo quiero sino también de lo que la otra parte quiere. Por ello, nuestra presencia visible en el terreno como diplomáticos israelíes, más allá de los rubros de trabajo en la agencia, aportó al conocimiento directo y sin intermediarios del sistema social y económico y los procesos de toma de decisiones en el país. Como observadores y observados. Huéspedes. Cuando eres un huésped, respetas y aceptas las condiciones acompañan el hecho de ser visita y diplomático”. Según Ben Haiun, “la capacidad de las dos partes de entenderse y respetarse mutuamente, aportó a la construcción de la confianza, de cara a la siguiente etapa. Cuando eres serio y profesional como diplomático, les transmites que está bien seguir adelante. Ellos vieron que tienen un aliado serio. Había una imagen israelí muy cuidada y nuestra presencia nos permitió - a ellos y a nosotros - conocernos. Nuestra profunda comprensión sobre qué es importante para ellos, ayudó a construir un marco para las relaciones que permitirá que la embajada que se establezca tenga más orientación. Por ejemplo, comprendimos cuán importantes son para ellos temas como la seguridad, alimentos y agricultura en el desierto. Esos rubros también son ahora la base para los acuerdos de normalización que están en camino. Este paso es significativo para nosotros y pienso que también para ellos. Están comprometidos con esto en forma interna muy profunda”. De acuerdo con Ben Haiun, “el acuerdo actual es producto de esos esfuerzos y de una combinación de oportunidades que maduraron. Ellos querían, por su iniciativa, más diálogo con nosotros. Por ejemplo, institutos de investigación emiratíes nos incorporaron a los diálogos estratégicos. Del ámbito económico avanzó a contactos diplomáticos y un vínculo personal, directo y bueno con los líderes y personas clave. Incluso visitas secretas mutuas, o consultas médicas de distinto tipo. Conocimiento íntimo. De modo tal que, el anuncio de hace tres semanas no nació en el vacío”.

Relaciones visibles Este avance en las relaciones a lo largo de los años tuvo también aspectos visibles. Por ejemplo, visitas de delegaciones deportivas al país, visitas de ministros, y la participación en la exposición World EXPO 2020, junto a muchos otros países, que se iba a realizar en Dubai y mostrar allí innovaciones y tecnología de punta en distintos rubros. La exposición fue suspendida por ahora, debido al coronavirus. Al mismo tiempo, el Ministerio de Relaciones Exteriores ayudó a 500 empresas israelíes a entrar en el mercado emiratí, entre ellas no pocas compañías de tecnología de seguridad, como por ejemplo NSO que comercializa programas de espionaje.


Otro paso visible del último año y medio fue el hincapié que se hizo en el Ministerio de Relaciones Exteriores en la preparación de la opinión pública. “El equipo de trabajo de diplomacia pública digital en la Cancillería abrió una cuenta de Twitter para el Golfo y trabajaron mucho en eso, para movilizar la opinión pública en los dos países”, explica Ben Yamin. “El liderazgo comprendió que la opinión pública allí estaba lista, después de muchos años de construcción de una infraestructura adecuada. La gente allí solo esperaba que se abriera ya la represa. Por supuesto que el gobierno norteamericano tuvo un rol. A lo largo de los años teníamos buenas relaciones con los embajadores norteamericanos en Emiratos y con el embajador emiratí en Estados Unidos. La invitación a la EXPO en mayo del año pasado fue otra capa central en la infraestructura que construimos. Negociamos durante 2 años por esa invitación”. A la pregunta sobre si el deseo de adquirir aviones de combate F-35 y las elecciones inminentes en Estados Unidos - y quizás también en Israel - no tuvieron también influencia en los acontecimientos, Ben Yamin responde que “se puede decir que el acuerdo de normalización se tejió después que todas las estrellas se acomodaron en fila. Es cierto, está el deseo de los emiratíes de adquirir los F-35, no es algo nuevo de ahora, y también es cierto que está la cuestión de la anexión sí o no, y que hay líderes que quieren mostrar logros - todo eso es cierto, pero también hubo una acumulación de cuestiones de largo plazo que se acomodaron”. Según Ben Yamin, “el asunto económico, por ejemplo, tiene un rol fundamental. También el coronavirus generó de pronto un catalizador adecuado para la cooperación civil visible y abierta. Ésas son bases que se construyen con paciencia y discreción durante años - de abajo hacia arriba - para preparar los corazones al principio, a diferencia de lo que sucedió con Egipto y Jordania. Por ejemplo, ya hemos dialogado con ellos sobre un intercambio de exposiciones de arte”. Ben Yamin agrega que “esas cosas no se ven con Egipto y Jordania. El hecho de que tenemos con ellos ese vínculo diplomático-civil desde hace años, es lo que ayudó a preparar el terreno para el acuerdo. Hombres de negocios muy solventes y relacionados vinieron al liderazgo y le dijeron: `adelante, avancemos`. Nosotros lo veíamos, cada vez más, incluso a través de la EXPO, que nos ayuda a conectarnos con la cultura del lugar. Nosotros creemos en los procesos de abajo hacia arriba y en la construcción de una base, y así se preparó el terreno”.


©2019 by Foco en Medio Oriente. Proudly created with Wix.com