Search

De la prensa local: Paz en los Balcanes y también aquí

YEDIOT AJARONOT -

12 años después de que Kosovo decretara en forma unilateral su independencia de Serbia, los líderes de los dos países firmaron el viernes en un acto festivo en La Casa Blanca, junto con el presidente norteamericano Donald Trump, un acuerdo de normalización económica, que incluye también el reconocimiento mutuo de Kosovo e Israel y el consentimiento serbio de trasladar su embajada a Jerusalén. En los ùltimos meses, el enviado especial de Trump, Richard Grenell - ex embajador en Alemania y jefe de Inteligencia - trabajó para impulsar un acuerdo entre los dos países. En junio pasado, los presidentes de Kosovo y Serbia iban a llevar a cabo una cumbre con el presidente Trump en Washington, pero la reunión fue cancelada después de que se presentaran cargos por crímenes de guerra contra el presidente de Kosovo, Hashim Thaçi. El ùltimo viernes, tras dos días de negociaciones entre las delegaciones en Washington, se llevó a cabo en el Salón Oval el acto de firma del acuerdo de normalización económica con la participación del presidente Trump, el presidente de Serbia, Alexander Vucic, y el primer ministro de Kosovo, Abdullah Hoti. La Casa Blanca logró incorporar en el acuerdo incisos que no estaban directamente relacionados con las relaciones bilaterales. Entre otros, se acordó impedir el ingreso de “proveedores no confiables” a la red G5 con el objeto de bloquear a la compañía china Huawei. Los dos países declararán a Hezbollah como organización terrorista, Serbia aceptó trasladar su embajada a Jerusalén antes del 1 de julio de 2021, mientras que Israel y Kosovo acordaron el reconocimiento mutuo. “Después de años de historia de violencia y tragedia, años de conversaciones fracasadas, mi gobierno propuso un nuevo camino para cerrar la brecha”, declaró Trump. “Con avances en la creación de puestos de trabajo y crecimiento económico, dos países lograron un avance significativo, algo que nadie creía que fuera posible”. El presidente norteamericano también declaró que “el acuerdo constituye un nuevo avance hacia el logro de La Paz en Medio Oriente”, a pesar de que se trata de dos países europeos. “Kosovo e Israel acordaron la normalización de relaciones y el comienzo de los lazos diplomáticos”, dijo. “El acuerdo que hicimos con Emiratos Árabes Unidos fue impactante. Hay otros países en Medio Oriente que vienen y dicen: `¿Cuándo firmaremos también nosotros?`Yo pienso que tendremos una fantástica paz en Medio Oriente”.

El primer ministro de Kosovo, Hoti, dijo que el acuerdo con Serbia es “un paso gigantesco hacia la normalización de las relaciones”. También contó que dialogó con el primer ministro Netanyahu y dijo que “Israel es nuestro aliado estratégico”. El presidente Thaçi prometió que su país establecerá su representación diplomática en Jerusalén, y la ministra de Relaciones Exteriores escribió, en hebreo, en su cuenta de Twitter: “Muchas gracias y Shabbat Shalom”. Por su parte, el presidente de Serbia, Vucic, habló en otro tono. El mandatario señaló que se trata de un acuerdo bilateral con EStados Unidos y no con Kosovo, que los incisos no son iguales, y que su país no renuncia a su negativa a reconocer la independencia del área separatista. En cuanto al aspecto israelí del acuerdo, Vucic señaló que la versión serbia del acuerdo no incluye el reconocimiento israelí de Kosovo por su oposición a ello, y advirtió: “ Trasladaremos nuestra embajada si Israel respeta a Serbia”. Israel se abstuvo durante años de reconocer a Kosovo y establecer relaciones diplomáticas para no crear un precedente que lleve al reconocimiento de un Estado palestino. El primer ministro Netanyahu felicitó por el acuerdo y dijo que “Si Kosovo abre su embajada en Jerusalén, será la primera vez que un país con mayoría musulmana lo haga”. El ministro de Relaciones Exteriores, Gaby Ashkenazi, también se congratuló por el acuerdo y dijo: “Vemos la decisión de Serbia y Kosovo de establecer embajadas en Jerusalén como un paso simbólico para el impulso a La Paz entre esos dos países. La ciudad de Jerusalén, capital eterna del Estado de Israel, será un puente de paz para el mundo entero”. También el titular del partido Meretz, Nitzan Horovitz celebró el acuerdo, y al mismo tiempo llamó a reconocer al Estado palestino. “Es mucho más importante que lleguemos a un acuerdo con nuestros vecinos cercanos, los palestinos, y reconozcamos su derecho a la independencia”. El parlamentario Yousef Jabareen, que encabeza el Departamento de Relaciones Internacionales de la Lista Árabe Unificada en la Knesset, optó por criticar el acuerdo y dijo: “Las payasadas de Netanyahu y Trump, entre Abu Dhabi y Kosovo, no harán desaparecer el centro mismo de la cuestión: no puede haber paz sin el reconocimiento del derecho histórico del pueblo palestino”.

©2019 by Foco en Medio Oriente. Proudly created with Wix.com