Search

Comienza el juicio a Netanyahu: ¿De qué se lo acusa?

Por primera vez en la historia de Israel, mañana a las tres de la tarde hora local, un primer ministro en ejercicio se sentará en el banquillo de los acusados.

Los cargos en la causa caratulada “El Estado de Israel contra Binyamin Netanyahu” son: soborno, fraude y abuso de confianza.


¿Qué sucederá mañana?

En esta primera audiencia se llevará a cabo la lectura de los cargos, que abre oficialmente el juicio. Durante esta comparecencia, los jueces comprueban que el acusado conozca y comprenda las acusaciones que pesan en su contra y después el acusado anuncia si se declara inocente o culpable.

En esta sesión las partes también establecen las fechas para las primeras audiencias, para presentar alegaciones previas a la presentación de la respuesta a las acusaciones y coordinan también las audiencias que vendrán después.


¿Qué sucedió antes de la presentación de la demanda?

En octubre del año pasado se llevó a cabo una comparecencia ante el asesor letrado del gobierno, Avichai Mandelblit, en la cual los acusados recibieron el material de la investigación y los principales cargos. Además, se dio a Netanyahu la oportunidad de convencer a Mandelblit de que no había motivos para procesarlo.

En noviembre del año pasado, Avichai Mandelblit anunció su decisión de procesar a Binyamin Netanyahu por los delitos de soborno, fraude y abuso de confianza en la conocida como Causa 4000 (Bezek-Walla) y por fraude y abuso de confianza en las causas 1000 (Obsequios de empresarios) y 2000 (conversaciones de Netanyahu con el dueño del periódico Yediot Ajaronot).

También se decidió procesar a Shaul Alovich (ex accionista mayoritario de Bezek) bajo la sospecha de haber entregado soborno (Causa 4000) y al dueño y editor de Yediot Ajaronot, Arnon “Noni” Mozes bajo la acusación de ofrecimiento de soborno.






Netanyahu intentó liberarse de la obligación de presentarse a la primera audiencia

La semana pasada, los abogados de Netanyahu presentaron un pedido para que se lo exima de la obligación de presentarse a esta primera audiencia y permitir que sólo concurrieran sus abogados.

En primer lugar se lo solicitaron a la Fiscalía y argumentaron que sólo se trata de una sesión sobre “cuestiones técnicas” y que, debido a que Netanyahu se desplaza con varios custodios, deseaba ahorrarle al Estado un gasto innecesario y cumplir con las restricciones de esta época de coronavirus.

La Fiscalía no aceptó el pedido y los abogados de Netanyahu reaccionaron atribuyéndoles motivaciones políticas y diciendo que esa respuesta fue “una continuación de la campaña ´sólo no Bibi´”.

Después hicieron el mismo pedido formalmente a los jueces – Rivka Fridman Felman, Moshe Bar Am y Oded Shaham – que volvieron a rechazarlo.

“El acusado asegura que su único aporte sería confirmar que conoce las acusaciones y las comprende y ése es precisamente el único aporte que se le exige: presentarse ante el juzgado y hacer esta confirmación. El acusado, al igual que todos los demás, debe presentarse ante el tribunal y manifestarse ante él”.


¿Cómo serán los tiempos, cuál es el calendario estimado de este juicio?

En la mayoría de las causas penales se estila fijar la audiencia para responder a los cargos con un plazo de dos a tres meses. Los tribunales comienzan su feria de verano el 11 de agosto, y retoman el trabajo el 1 de septiembre. Si esa respuesta se presenta antes de que comience la feria judicial, se considerará un proceso acelerado, en términos judiciales.

A continuación se hace otra audiencia, cuyo objetivo es llevar a que las partes acuerden prescindir del interrogatorio a algunos testigos y a parte de la documentación e investigación, con el objeto de reducir la controversia.

Debido a que las festividades judías del primer mes del año hebreo comenzarán el 20 de septiembre, la etapa probatoria podrá comenzar sólo después de las fiestas (si es que la audiencia previa se llega a hacer antes). En caso de que no haya acuerdo sobre el material de la causa, eso podría llevar a un retraso de largos meses, que llegaría hasta el próximo invierno local.




¿De qué se acusa a Binyamin Netanyahu?

La demanda contra el primer ministro indica que éstas son las principales acusaciones en su contra (transcripción de algunos párrafos):


Causa 4000: Cargos de soborno, fraude y abuso de confianza

Entre el primer ministro Netanyahu y Shaul Alovich (Bezek) se estableció una relación de “toma y daca”.

En el marco de esta relación, Netanyahu y su familia presentaron exigencias sobre la forma como se informaba sobre ellos en el sitio de noticias “Walla” (de propiedad de Alovich) y la forma como se informaba sobre los rivales de Netanyahu.

Como consecuencia de ello, fueron cambiadas y adaptadas publicaciones del sitio, de modo tal que respondieran a las exigencias de Netanyahu.

En respuesta a los beneficios que recibió, Netanyahu utilizó su poder y autoridad para impulsar temas en los que Alovich estaba interesado.

Netanyahu llevó a cabo actividades que impulsaron intereses comerciales significativos de Alovich, cuya ganancia alcanza cifras muy altas, y ocultó en forma sistemática esta relación ante factores oficiales e institucionales.


Causa 1000: Cargos de fraude y abuso de confianza

Netanyahu recibió de los empresarios Arnon Milchan y James Packer obsequios y favores por valor de 700.000 shekels.

Esos obsequios, que incluyeron cajas de cigarros y de champaña, eran entregados en forma continua y en respuesta a exigencias, como una especie de “proveedor”.

Netanyahu debía abstenerse de intervenir en los asuntos de Milchan, pero intervino varias veces, para favorecerlo.

Netanyahu actuó para que se le diera a Milchan visa de entrada a Estados Unidos, le pidió al entonces ministro de Hacienda – Yair Lapid – que extendiera la exención del pago de impuesto a las ganancias para ciudadanos israelíes que regresan al país, y ordenó que se lo ayudará en una fusión de las compañías de noticias “Reshet” y “Keshset”.

Al haber actuado en situación de conflicto de intereses grave y continuado, entre sus compromisos con Milchan y sus obligaciones de funcionario público, Netanyahu cometió el delito de abuso de confianza.


Causa 2000: Cargos de fraude y abuso de confianza

A lo largo de los años hubo una fuerte rivalidad entre el primer ministro Netanyahu y Arnon Mozes, pero en varias reuniones que mantuvieron dialogaron sobre promover intereses comunes.

En una de esas reuniones, en diciembre de 2014, Mozes le ofreció a Netanyahu soborno, que consistía en cambiar para bien la forma como se informaba sobre él y su familia en el medio de su propiedad, y cambiar para mal la forma como se informaba sobre sus rivales.

Mozes propuso que, a cambio de eso, Netanyahu utilizara su influencia para promover una ley que impusiera limitaciones al diario Israel Hayom (de distribución gratuita y competidor de Yediot Ajaronot) y produjera así beneficios económicos para Mozes.

Netanyahu no rechazó la propuesta de soborno, continuó una conversación detallada sobre los componentes de la propuesta y expuso la posibilidad de que podría impulsar esa legislación, “para influir en la forma como se lo refleja en los medios en época de elecciones”.

De esta manera cometió el delito de abuso de confianza: aprovechó su condición de funcionario público y su estatus para recibir un beneficio personal y transmitió un mensaje según el cual no hay nada malo en transacciones con soborno.



Mañana comienza un proceso que sin duda será extenso y en el que BInyamin Netanyahu intentará y tendrá la oportunidad para demostrar su inocencia. Mientras tanto, la ley israelí le permite seguir ejerciendo el cargo de primer ministro, hasta que se produzca una sentencia en la última instancia, cuando ya no haya más posibilidades de apelar las decisiones del tribunal.

©2019 by Foco en Medio Oriente. Proudly created with Wix.com